Noche del sentido




Como cuchillos fueron nuestros besos
en tanta sombra hiriéndonos callados.
Vida o muerte nos dimos muchas veces,
tan ebrios de aquel vino con ceniza
que la luna vertía en nuestro pecho.
¿De qué nos escondía nuestra carne?
La luz llegó desnuda, devolviéndonos
lo robado a la noche, su mentira.
y el recelo acampó sus negros potros
en el desierto campo de batalla.


Abelardo Linares



Image and video hosting by TinyPic

3 pensamientos:

anabel dijo...

Hermoso aunque desgarrado poema. El recelo nunca es buen compañero para el amor qe necesita del abandono en el otro.

Un placer leerte.

Anouna dijo...

Amarse con desgarro, con tenazas que hieren la piel y el alma. Como un vino que no puede dejar de beberse y al final alcoholiza la sangre hasta perderse. ES mucha fuerza en los versos, tanta que deja sintiendo la fuerte pasión de un amor oculto que se hiere mutuamente.

Abrazos Noe, me alegra ya estés de regreso, muy buna selección de poemas.

Anouna

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola! Entiende este comentario como una muestra de gratitud por el afecto recibido por ti. Te ofrezco las flores de mi jardín.

Publicar un comentario

Si te hace vibrar, ¿me lo dices?...

Love is...
© El ocaso del Sol - Template by Blogger Sablonlari - Font by Fontspace - Blogger Styles