El Viento




Vino primero tenue y acarició su pelo,
nube de mariposas rozando sus mejillas;
era el beso de un ángel flotando en las orillas
de sus ojos azules con reflejos de cielo.

Y se agitó en ligeros y suaves remolinos
trepando dulce y ágil en torno a su figura,
cubriendo en un abrazo la flor de su cintura,
llevando su perfume por todos los caminos.

Llegó por las esquinas borracho y pendenciero,
y sacudió su blusa con empuje atrevido.
Era intenso y robusto, rebelde y encendido,
y la apretó con fuertes tentáculos de acero.

Se transformó en violento ciclón desesperado,
arrancando la falda con sus múltiples manos,
invadiendo los fondos recónditos y arcanos,
y arrebatando el fuego de su cuerpo azotado.

Gentil soplo de viento crecido sin medida,
tierno beso de amigo transformado en amante,
leve caricia alzada en pasión dominante,
sueños nunca vividos de una ocasión perdida.


Francisco Alvarez


Image and video hosting by TinyPic

4 pensamientos:

Ana dijo...

Pero que cosa más bonita...

Muchos besitos preciosa.

anabel dijo...

Precioso poema sensual y muy sugerente.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo.

Manolo Jiménez dijo...

Todo un canto a la pasión que desborda fronteras artificiales y hace arder aquello que no sabíamos tener.

Abrazos.

Chelo dijo...

Me encanto, precioso.
Feliz Año Nuevo, un abrazo.

Publicar un comentario

Si te hace vibrar, ¿me lo dices?...

Love is...
© El ocaso del Sol - Template by Blogger Sablonlari - Font by Fontspace - Blogger Styles