La luna







La luna mientras duermes te acompaña,
tiende su luz por tu cabello y frente,
va del semblante al cuello, y lentamente
cumbres y valles de tu seno baña.

Yo, Lesbia, que al umbral de tu cabaña
hoy velo, lloro y ruego inútilmente,
el curso de la luna refulgente
dichoso he de seguir, o amor me engaña.

He de entrar cual la luna en tu aposento,
cual ella al lienzo en que tu faz reposa,
y cual ella a tus labios acercarme;

cual ella respirar tu dulce aliento,
y cual el disco de la casta diosa,
puro, trémulo, mudo, retirarme.

José Somoza

Image and video hosting by TinyPic

2 pensamientos:

Manolo Jiménez dijo...

Sensual poema, pero no debiera retirarse si no hacer lo que hace la luna cuando nos baña.

Abrazos :-)

anabel dijo...

Declicadeza y sensualidad en un precioso soneto. La luna es la musa imprescindible para todos los que nos gusta la poesia.
Un fuerte abrazo.

Publicar un comentario

Si te hace vibrar, ¿me lo dices?...

Love is...
© El ocaso del Sol - Template by Blogger Sablonlari - Font by Fontspace - Blogger Styles