Perversificaciones (fragmentos)





52

Cuando es la noche y, en mi cama, a solas,
pasan los trigos con tu piel, tus pechos
del tamaño del agua, las cerezas
maduras que comí o el cuerpo tuyo
que ha nacido perfecto; cuando todo
huele a la noche que tu flor me abriera,
no tengo otro consuelo que abrasarme,
fingirme otra vez yo, darle a la mano
lugar donde mentir lo que, allí sido,
repite de tu amor lo que, ay, no eres.

Ángel García López

Image and video hosting by TinyPic

6 pensamientos:

Manolo Jiménez dijo...

Es un pequeño tesoro esta poesía. Tesoro que, como no, tenías que traerle al frente tú. Otro tesoro.

Abrazos.

KUBAN dijo...

Amor fingido? Hermoso poema. Gracias. Un abrazo.

KUBAN dijo...

Gracias por venir y dejar tu huella. Un abrazo.

anabel dijo...

Las noches solitarias donde vuelven los fantasmas y las ilusiones, lo real y lo fingido...hasta que llega el alba.

Un placer haber llegado hasta tus letras a través del blog de Manolo Jiménez. Te sigo.

Un abrazo.

Anouna dijo...

Un poema bello hablando de la soledad y el sentir, el evocar ese ser que hace falta, y que en su recuerdo se abraza a lo único que tiene en el momento solitario, así mismo-a

Me ha gustado tu espacio, lelno de Amor y corazones, me he quedado tambien aqui.

Un abrazo enorme

Anouna

Jan Puerta dijo...

Con unas palabras se puede llegar hasta el infinito.
Un abrazo

Publicar un comentario

Si te hace vibrar, ¿me lo dices?...

Love is...
© El ocaso del Sol - Template by Blogger Sablonlari - Font by Fontspace - Blogger Styles